Infoxicada y perdida


http://infoxicadaperdida.blogspot.com

Y llegamos ¡otra vez! a otro de esos espacios temáticos, a modo de parque de atracciones, en el que el autor (la autora, en este caso) nos da un revolcón en cada atracción, tratando de sacarnos del estupor en el que vivimos en este estado enfermo, macilento. Es un intento, pero no deja de ser lo mismo que en los demás casos de blog personal, pues a quien realmente interesa lo que se publica es a la autora y a muy pocos más, adeptos, sin duda, sacados de la familia allegada y amistades más fieles.

Pero este inquisidor no se quiere andar por los enmarañados enramados de la dispersión mental, por ello, vayamos al grano. El título es casi lo único en apariencia sugerente de este blog, "Infoxicada y perdida", pero no deja de ser un contrasentido que esa conjunción de información e intoxicación planteada por Alfons Cornellá se use inocentemente en un blog: si la cantidad y calidad de la información nos intoxica ¿qué haces, pues, añadiendo un medio más a la lista de intoxicadores?


Empezaré por lo malo en este análisis, porque me gusta terminar con buen sabor de boca y la escritora de este blog lo merece, pues no son heridos mis tristes ojillos con faltas de ortografía, tan habituales en estos tiempos de ke´s y ok´s. "Ver algo mal escrito es como oír a alguien desentonar". Me gusta usted, señora, creo que tendríamos una buena tarde veraniega de conversación a la sombra de un gran árbol y saboreando un buen café de Kenia.

Aunque la autora trate de pasar desapercibida, pues no coloca información de contacto ni un breve perfil, sus escritos son un libro abierto que habla de forma diáfana de la persona que nos ocupa... ¡pero oiga usted!, ya podría ponerlo un poco fácil y mostrar a sus lectores un nombre real, una seña de identidad que no haga pensar al público que está uno interactuando con una estatua licenciada en perritos calientes. Al inquisidor no le gustan esas ansias de pasar desapercibidos ante el mundo, gozar de esa impunidad con el aninomato que proporciona internet. "Soy Raelf de Griumns, inquisidor ¿algún problema?". Pruébelo, querida, no es tan difícil y seguro que se sentirá usted mejor.

El blog es feo hasta decir basta, y no lo mejora esa supuesta combinación elegante de negro y claro. Tampoco ayuda esa miniletra que hace entornar los ojos de este inquisidor, aumentando la desesperación que siento de comenzar a leer un texto y ver que éste no acaba nunca. Jamás había visto un blog tan minimalista como este, pero a "autora" ya lo único que le queda es quitar la sidebar, algo que puede que no haya hecho por considerar que lo que hay allí es medianamente interesante ¡error! Son figuras irrelevantes en pos de la afirmación y autobombo del propio ego. Una información de autora que no es tal, un gadget de seguidores que le gustaría ver crecer sin cesar hasta tener más que el mismo Rajoy y un listado de blogs recomendables de los que le gustaría a autora recibir el mismo trato para llegar a esa enorme parte del planeta Tierra que es su propio pueblo.

Nuestra autora no se prodiga demasiado en su propio elemento, lo cual me dice que es persona que tiene mejores cosas a las que dedicarse, cosa que le honra, quizá madre de familia y un esposo al que esperar con el batín, el periódico y las zapatillas de andar por casa, o madre de familia y un esposo al que esperar detrás de la puerta para mandarlo con sus manos todavía sucias, después de un día de trabajo, a por el atún que le hará falta a la ensalada, o mujer independiente sin cargas familiares que llega tarde a casa y que llena los fines de semana con bobadas con un grupo de amigos que no son tales... ¿quién sabe? Tiempos modernos. Pero lo que sí que nuestra autora borda es la falta total de comunicación con los pocos lectores que se atreven a comentar en su blog. Querida autora, un blog es un espacio comunicativo, una conversación que surge tras una exposición. Si a usted no le interesa charlar con los comentaristas, haga el favor de deshabilitar los comentarios.

Por la propia simplicidad del blog, uno se dice a sí mismo que la verdadera gracia de un espacio tan soso debe estar en los propios escritos ¡no queda otra! Debo decir que autora tiene manías muy acertadas y del agrado del inquisidor en lo referente a la forma de escribir, con una prosa muy correcta y llana a la vez, no entrando en sortilegios despampanantes que lo único que buscan es distraer la atención de lo verdaderamente importante, para conseguir que sea más importante el lazo de seda que la misma mona.

Pero autora tiene un vicio, que es meterse demasiado en política, perdiendo el tiempo en enfados y encabronamientos que no la llevarán a sitio alguno, más que a perder el tiempo en banalidades mientras lo podría ocupar en cosas realmente importantes, como su tan querida poesía.

Los escritos de autora son ágiles, interesantes (aunque no interesen), eficientes, pues uno tiene muchas veces la tentación incluso de realizar un comentario a la entrada, pero abunda quizá la falta de positivismo en este blog, que parece ser un espacio para canalizar frustraciones y enojos. Sí, lo que escribes es correcto e interesante pero ¿por qué no mandas a tomar por el culo tu temática y escribes sobre las muchas cosas que te hacen feliz? Quizá pierdas algún lector, pero valdrá la pena.

Interesarte por la poesía indica que eres un alma sensible y que la luz en tu interior brilla fuerte. Háznos felices a los demás, porque para una "guantá" y alimentar el mal humor ya tenemos a Losantos.



Veredicto del inquisidor: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada